sábado, 4 de febrero de 2012

Chuletario - 004 - Almohadilla de sastre





Materiales necesarios:

-          Restos de tela, preferentemente de algodón para que resistan bien el calor

-          Hilo a tono de la tela que vamos a poner en el exterior

-          Tres hojas de papel (A4)

-          Una cuchara

-          Plancha

-          Un trozo de hilo grueso (torzal o perlé) para cerrar el rulo

-          Un resto de cinta para usar como colgador

-          Serrín basto de madera, como el que se utiliza de cama para roedores (se puede comprar en tiendas de animales)

Para la almohadilla de “jamón”


1.       Cogemos dos hojas de papel unidas por el centro con un trozo de celo y ponemos la plancha encima. Trazamos alrededor de la plancha. Añadimos 5 cm de margen en todo el contorno de la plancha




2.       Utilizando este patrón cortamos 4 veces: 2 en la tela que hayamos elegido para el exterior y otros 2 en otra tela cualquiera (no se va a ver ya que queda en el interior). Se utilizan dos capas para darle más cuerpo a la almohadilla; tiene que resistir bien la presión del relleno.



3.       Medimos en el centro del patrón a lo ancho y cortamos otro trozo de tela con el ancho que hemos medido por 10 cm de alto. Este trozo servirá de asa para meter la mano y sujetar la almohadilla. Doblamos esta pieza por la mitad por el lado largo con los derechos hacia dentro y hacemos un pespunte en el lado largo a 1 cm del canto. Planchamos los márgenes de costura abiertos, volvemos la pieza y la planchamos con la costura en el centro.






4.       Colocamos nuestras telas en este orden: tela interior, tela exterior con el derecho hacia arriba, asa con la costura hacia abajo y colgador (12 cm) doblado por la mitad mirando hacia dentro de la tela, tela exterior con el derecho hacia abajo, tela interior y prendemos los cantos con alfileres.




5.       Hacemos un pespunte todo alrededor utilizando una puntada no muy grande y dejando un trozo de unos 10 cm sin coser. Repetimos el pespunte para tener una costura doble y evitar que se pueda abrir por la presión del relleno.



6.       Volvemos la almohadilla (hay que tener cuidado de volverla de tal manera que la costura del asa no quede visible, sino hacia abajo).



7.       Rellenamos la almohadilla con serrín (con una hoja de papel hacemos un embudo para ayudarnos), empujando muy bien con la cuchara hasta que quede muy bien apretada.



8.       Cerramos la abertura del relleno con unas puntadas a mano, dando dos pasadas con hilo doble para que quede bien reforzada y no se salga el serrín.



9.       Si queremos podemos adornar con algún lazo o botón, pero sólo por el lado del asa.






Para la almohadilla de “rulo”

1.       Cortamos un rectángulo  de 25 cm x 50 cm (en nuestro caso hemos unido dos restos de tela para obtener un rectángulo de estas medidas), una vez en la tela exterior y una vez en otra tela cualquiera (no se va a ver ya que queda en el interior). Se utilizan dos capas para darle más cuerpo a la almohadilla; tiene que resistir bien la presión del relleno.



2.       Colocamos nuestras telas en este orden: tela interior y tela exterior con el derecho hacia arriba.  Doblamos el rectángulo a lo largo y prendemos los cantos con alfileres.





3.       Hacemos un pespunte todo alrededor utilizando una puntada no muy grande y dejando uno de los cantos cortos sin coser. Repetimos el pespunte para tener una costura doble y evitar que se pueda abrir por la presión del relleno.



4.     Recortamos las esquinas del lado corto cosido (sin llegar a cortar la costura) para que no abulten mucho y volvemos la almohadilla al derecho.



5.       Rellenamos la almohadilla con serrín (con una hoja de papel hacemos un embudo para ayudarnos), empujando muy bien con la cuchara hasta que quede muy bien apretada, dejando unos 11 cm sin rellenar.



6.       Pasamos un “hilván” con hilo grueso a la altura en la que termina el serrín.



7.       Cerramos la abertura del relleno con unas puntadas a mano o con un pespunte a máquina justo en el canto, dando dos pasadas para que quede bien reforzada y no se salga el serrín.



8.       Tiramos del hilo grueso y hacemos un nudo; recortamos los sobrantes. En la cinta que vayamos a utilizar hacemos un nudo a modo de colgador y hacemos un lazo en el frunce.



.... también son ideales para regalar como detalle a aficionadas de la costura...

Consulta también la entrada relacionada con almohadillas de sastre en nuestra Materiopedia



1 comentario :

  1. Ole, siempre habia querido tener uno de esto y ahora me los voy hacer, que faciles son con la de veces que me habre quemado yo los dedos intentando planchar.

    Genial muchas gracias katrin

    Besos
    Charo

    ResponderEliminar